¡Pues mi hijo más!

Estándar

Hace unos días un vecino me contaba un problema que habían tenido unos amigos suyos y me quedé perpleja. Su niño de ya 3 años al ir a la guardería le habían diagnosticado que tenía un retraso mental; leve, pero un retraso. El caso no es el diagnóstico; sino que todo el mundo le veía al niño algo raro desde el nacimiento. El pediatra decía que había que dejar pasar el tiempo. Los padres llegaron a enfadarse con la familia cuando les comentaban que algo no era normal en el niño: no decir ni una palabra con 3 años, tener movilidad nula con 1 año y algunas cosas más que vieron.

Este tema me hizo preguntarme lo siguiente: ¿Por qué ese empeño en que nuestros hijos no pueden tener ningún problema no sólo retrasos sino malos hábitos o conductas? ¿Por qué aún siendo mentira a veces se llega a decir que todo va bien? No sé si somos conscientes que la negación de algún posible problema puede hacer que, cuando realmente se haya asumido como tal y se quiera “arreglar”, la solución sea más complicada que si se hubiera comenzado antes a atajarlo. No hablo de que un diente no salga a los 6 meses sino a los 8; en cambio hay temas de conducta o de psicomotricidad que cogidos a tiempo no suponen ningún retraso en el desarrollo de nuestros hijos. En el tema conducta, es un gran ejemplo los casos de hermano mayor. Cuantos parten de un problema real y al final derivan en lo que derivan porque al principio se piensa que cambiaran con el tiempo y luego ya sabemos todos como acaban.

Después de pensarlo un tiempo, creo que hay dos razones que nos hacen negar este tema:

  • Miedo a decir o que digan que mi hij@ hace algo mal. Si algo me ha quedado más que claro de Marisa Moya y su blog   es que no hay nada peor que etiquetar a los niños. Ni decirle a ellos directamente que son malos ni decir nosotros de ellos que lo son. No hay niños mal comedores, ni que duermen mal; sino niños que necesitan rutinas más marcadas a la hora de comer o dormir que hagan que puedan hacer una vida con las limitaciones propias de su edad.
  • Miedo a pensar o a que nos digan que somos malos padres/madres. Muchas veces estos puntos que nuestros hijos deben mejorar los vemos como algo que hemos hecho mal nosotros e intentamos mejorarlos; pero la mayoría de las veces sin una base contrastada sino dando puntadas sin hilo.

Ninguno nacemos enseñados en esto de ser padres y necesitamos ayuda. ¿Verdad que si queremos aprender a coser pedimos consejo o ayuda? Por tanto con más razón, ¿por qué no lo pedimos si aplicamos unas rutinas a nuestros hijos y no obtenemos el resultado que esperamos? Para esto están los profesionales que nos pueden ayudar en todos los temas de crianza de nuestros hijos. A mí no se me caen los anillos en reconocer que tiro mucho del blog de Marisa y de consultillas que le he hecho tanto antes de nacer nuestra hija como después. Ante cambios en su rutinas o formas de querer estimularla, creo que no hay nada mejor que recibir consejo de alguien experto que nos dirá el mejor camino para conseguir nuestros objetivos.

Esto no me convierte en peor madre por necesitar ayuda. Yo siempre he pensado que cuando la niña sea adolescente, quería ir yo a un educador para pedir consejos. ¿Quién sabe tratar los problemas de los adolescentes? ¿Sabemos realmente los problemas que puede conllevar no tratar bien según que temas en esas edades? Por eso creo que es mejor pedir ayuda a veces que quedarse estancado.

El lado opuesto a no ver lo que le pasa a un hij@ es creer que el niñ@ lo tiene todo y etiquetarlo por todo lo que tiene. Tal y como se comentó un día en el grupo de facebook “El médico de mi hijo” tendemos a etiquetar a los niños como X o Y si son distraídos o movidos y tiramos de esas etiquetas para hasta cuando tienen fiebre; pensando que puede afectar eso a cualquier enfermedad que puedan tener. A parte, basándonos en estas etiquetas, no regulamos conductas o actitudes de los niños porque bastante tienen siendo X o Y; cuando una cosa no tiene nada que ver con la otra: el niño puede ser movido pero eso no implica que no pueda dormir siguiendo una rutina o comer de manera correcta. Con esto no digo que las etiquetas sean inventadas; sino que los padres y los propios niños se autosugestionan y no es bueno para ninguno de los dos bandos ya que probablemente el niño se cree una coraza y ya “sienta” que es diferente al resto.

También en este lado opuesto encontramos a padres que con cualquier granito que le sale al niño creen tener la varicela o padres que llaman al pediatra (esto lo he vivido yo en la consulta) y no cuelgan el teléfono hasta que el pediatra les dice lo que quieren oir: que le den algún medicamento a su hij@. Ahí tengo que reconocer que me ha ayudado mucho el grupo de facebook “El médico de mi hijo” ya que he aprendido qué hacer en casos de fiebre, en casos de gastrointeritis y demás.

Por esto y muchas cosas más os doy la siguiente recomendación:

No hay que intentar que nuestro hijo sea el primero en hacer las cosas ni el mejor en algo. Simplemente debemos conseguir que sea feliz en todo lo que haga en su vida.

Lactancia: Ser o no ser una vaca lechera

Estándar

Esta es la cuestión y ya sé de antemano que me va a aportar la pérdida de algún que otro seguidor del blog.

Cuando uno se plantea cómo alimentar a su hijo normalmente no le hacen cuestionarse pros y contras. En nuestras clases de preparación al parto sí nos hicieron una tabla con pros y contras para que supiéramos lo que nos esperaba fuera cual fuera nuestra decisión a la hora de alimentar a nuestro bebé.

Como ya tod@s sabemos, hay dos tipos de alimentación para los bebés: leche materna o artificial (abreviaré LM o LA durante el post). La materna es en la que la madre se convierte en una vaca lechera y la artificial en la que la madre se convierte en una simple máquina expendedora de biberón con leche.

No voy a entrar en estudios sobre los beneficios de una contra la otra; ya que este tema está más que tratado en muchas webs y tampoco soy la más indicada para hacerlo. Pero sí creo que es necesario comentar algún que otro aspecto que pueda ser interesante para que l@s primeriz@s no penséis que es todo un camino de rosas con la lactancia materna.

Comparación de los tipos de lactancia

Partiendo de la base que no hay una lactancia mejor que otra, por lo tanto no es mejor un bebé con LM que con LA, si que hay una serie de diferencias si comparamos una con la otra a la hora de la verdad. Vamos a ver estas diferencias basándonos en unos aspectos en particular:

LA

LM

Ganador

Material Biberones (probablemente haya que probar más de una marca hasta encontrar la que le vaya bien al bebé) y la leche artificial que seleccionemos; a parte de un calientabiberones o microondas El pecho que ya viene de serie con la mami, lanolina para el cuidado del pezón y pezoneras si se necesitaran

LM

Por los pocos productos y su escaso coste

Preparación Echar la cantidad correspondiente de agua y leche y templar el biberón Sacar el pecho y lavar y colocar pezonera en el caso de necesitarla

LM

Por no necesitar más de medio minuto

Aplicación Cualquier persona autorizada por los papis puede dar de comer al bebé Única y exclusivamente la madre puede dar de comer al bebé a no ser que la mami se extraiga la leche; en este caso los pros y contras de la LM serían iguales que los de la LA excluyendo la preparación

LA

Por tener la posibilidad de delegar en alguien en algún momento de necesidad

Disponibilidad Se puede aplicar desde la primera toma llegando al bebé la cantidad necesaria de leche. En todas las tomas sabremos la cantidad que come el bebé. Se obtendrá el calostro hasta la subida de la leche estando el bebé intranquilo esos primeros días al no recibir alimento suficiente. Una vez se tenga la subida, el bebé se alimentará con normalidad; aunque nunca llegamos a saber cuanta cantidad ha consumido el bebé.

LA

Por la certeza de saber lo que come el bebé y estar disponible desde el primer momento

Movilidad Si al bebé le toca comer y no estamos en casa, necesitaremos llevar siempre encima todos los artilugios necesarios: biberones, dosificadores de leche, calientabiberones o termo. El pecho está disponible en cualquier lugar y a cualquier hora. Es simplemente cuestión de destaparlo y el bebé puede comenzar a comer.

LM

Por no necesitar un zafarrancho de combate cada vez que salimos de casa

Coste Precio de los biberones, de la leche y de los artilugios necesarios si salimos fuera de casa. El de las pezoneras si son necesarias.

LM

Por el coste 0 que tenemos en la mayoría de los casos

Dedicación No es exclusiva de la madre; así que cualquiera puede estar con el bebé. 100% de la madre teniendo que estar con el pecho al aire a demanda del bebé.

LA

Por la libertad de la madre en momentos necesarios para ella

Defensas La LA que podemos encontrar en farmacias es muy buena pero hay defensas naturales que no podremos encontrar ahí. 100% recomendable la LM por el hecho de las defensas que le pasamos a nuestros hijos.

LM

Por el hecho de pasarle defensas naturales al bebé; aunque no implica que los bebés con LA lo pillen todo

Peso del bebé Los bebés con LA ganan más peso normalmente. Suele ser menos con LM aunque no siempre se cumple esta norma.

Empate

Depende del bebé y de la cantidad de leche que genere la madre

Caquitas del bebé Suelen ser más regulares al contener la LA productos que generan deshecho. Un bebé con LM puede llegar a estar 10 días sin hacer caquitas. Esto no es ningún problema ya que indica que el bebé está aprovechando toda la leche y no genera deshecho.

LA

Por la tranquilidad que da a unos padres primerizos el ver que el bebé hace caca todos los días.

La elección final en el tipo de alimentación dependerá de los puntos que sean más importantes para los padres; sabiendo de antemano que no somos mejores o peores padres por elegir una alimentación y otra ya que el bebé estará correctamente alimentado de cualquiera de las dos formas.

Mitos o generalizaciones de la lactancia

Normalmente, cuando no sabemos que tipo de lactancia elegir o cuando lo tenemos claro intentamos buscar el máximo de información posible. El problema es que depende de donde busquemos, podemos pensar en replantearnos la decisión; ya que se pueden leer cosas que, según mi opinión, son un poco exageradas.

Repasemos entonces algunos mitos o generalizaciones que se hacen de los dos tipos de lactancia:

  • Los niños con LM son más inteligentes. Estudios podrá haber; pero perdonar que este tipo de estudios no me los crea. En muchas webs veréis esta frase pero si leéis en profundidad veréis que no está probado el porqué de esa inteligencia. Para mi tiene la misma credibilidad que decir que es porque son morenos y no rubios.
  • No se recomienda usar biberones ni chupetes si se opta por LM. Si se sabe como usarlos, no suponen ningún problema. Siempre recomiendan esperar a que la LM se haya afianzado; pero si se introduce antes con conocimiento no habrá problema.

Nosotros le pusimos el chupete la segunda noche y pensábamos “aix aix que la fastidiaremos” por todo lo que habíamos leído sobre no ponerles el chupete; pero no tuvimos ningún problema. Hay niños que no quieren ni siquiera el chupete ya sea con LM o con LA.

Sobre el tema del biberón, nosotros nos informamos con una asesora de lactancia sobre el uso del biberón. Yo quería que mi marido le diera algún biberón al bebé; así que nos aconsejaron usar el método Kassing junto con biberones Calma de Medela para que el bebé tuviera que hacer el mismo esfuerzo con el biberón que con el pecho y así no notara diferencia.

Si esto fuera cierto, preguntaros una cosa: ¿No conocéis a nadie que haya tenido bebés ingresados y se haya tenido que sacar la leche para que se la dieran en biberón cuando la madre no estuviera? Yo conozco algún que otro caso y han cogido el pecho perfectamente. Está claro que depende del bebé como casi todo en la crianza; pero no hay que generalizar que se crean muchos miedos y dudas para los padres.

  • Los niños con LA tienen más enfermedades. La LM proporciona más defensas; pero eso no implica ni que los bebés alimentados con LM tengan menos enfermedades ni que los que se alimentan con LA tengan más.
  • Las madres que optan por LM tienen que beber mucha leche. ¡Cuántas veces me han dicho a mi “como vas a tener leche si no bebes mucha leche ni tomas lácteos”! Pues negativo. Simplemente hay que alimentarse de una manera variada y beber líquidos de cualquier tipo dentro de los permitidos durante la LM.

Adaptándonos a la lactancia materna

Aunque os dé la sensación de que no soy una defensora a ultranza de la LM, fue nuestra primera opción para alimentar a nuestro bebé; pero nunca siendo restrictivos. Es decir, si la niña cogía peso y todo iba perfecto, seguiríamos con LM; sino, no tendríamos problema en pasar a LA o suplementar con LA.

El proceso de adaptarse a la LM es complicado y tiene sus fases (aunque éstas pueden variar dependiendo del bebé). Es importante saber estas fases para así no tener pánico antes cambios muy bruscos del bebé.

Los inicios

Los primeros días de la LM son bastante horribles en muchos aspectos. Recién paridas que estamos, nos encontramos fatal. A este hecho hay que unirle el que el bebé, hasta la subida del pecho, debe mamar cada 3 horas. Por tanto, aunque duerma, debemos despertarlo para que coma; implicando que nosotr@s tampoco descansamos.

También hay que añadir el dolor del pecho. Porque sí, aunque en todas las webs pone que la LM no duele, duele al principio y las molestias van disminuyendo con las tomas. En todos lados leemos que si duele es porque algo hacemos mal y por tanto cuando sentimos dolor pensamos que lo estamos haciendo mal. Ese fue mi caso. No sé cuantas veces llamé a las enfermeras de la nursery porque me dolía pero ellas me confirmaban una y otra vez que todo estaba perfecto y que la niña se agarraba bien. El dolor irá disminuyendo a medida que pasen las tomas y el pezón pierda sensibilidad

Consejo: Comprar lanolina y aplicárosla en los pezones después de cada toma; sobretodo al comienzo. Aliviará el dolor y os protegerá de problemas bastante dolorosos.

A parte del dolor en el agarre, hay que tener en cuenta que el bebé mame en una buena posición. Hay que buscar la posición más cómoda para los dos; así que os tocará tirar de webs y probar todas las posiciones posibles hasta que encontréis la adecuada.

Durante los inicios, el tiempo que se tarda en mamar depende del niño. Hay que dejar que la lactancia se asiente; por tanto, es importante que mame todo el tiempo que quiera para que vaya sintiéndose seguro. Esto cambiará en unas semanas y lo veremos más adelante.

Quizás, hasta que tengamos la subida de leche, el bebé llore ya que se queda con hambre y nosotras sentimos que no podemos ponerle tan a menudo al pecho. Si se siguen los consejos que puse anteriormente, no tengáis miedo en darle un pequeño suplemento de leche artificial hasta que tengáis la subida. Con esto conseguiremos que el bebé esté satisfecho hasta que tengamos la subida y ni ellos ni nosotr@s estemos tan irritables durante esos 3 o 4 días.

A partir del primer o segundo mes aproximadamente…

Una vez pasado el primer mes quizás el bebé necesite más cantidad. El bebé quizás está más intranquilo y notamos que quiere comer más sin tener dolor de cólicos. Notamos que el bebé nos pide comer más a menudo y tenemos la sensación de estar todo el día enganchadas al pecho. Probablemente esté media hora o más hasta que el mismo bebé se despegue de un solo pecho y nos pida un segundo pecho. Incluso, quizás de un segundo pecho, notemos que a la media hora o a la hora nos vuelvan a pedir comer de nuevo.

Esta fase es, personalmente, un poco agobiante para la madre. Tenemos la sensación de estar todo el día sentadas y ser un pecho a una mujer colgado. Al no interactuar mucho el bebé aún, tenemos la sensación de que sólo valemos por nuestro pecho y no podemos hacer nada más. Simplemente dar el pecho, comer y seguir dando el pecho. En estos momentos, dar el pecho pasa de ser algo tierno que hacer con tu bebé a algo agobiante que te gustaría no hacer.

Entonces yo recibí el mejor consejo de mis facebookeras favoritas! Yo estaba en un momento de agobio y no podía más. Me planteaba hasta dejar de dar el pecho porque era superior a mí. Era una contradicción de sentimientos ya que sabía que era lo mejor para mi niña pero yo ya no aguantaba más. De mis chicas me vino el consejo que cambió mi forma de ver la lactancia:

Una vez han pasado unos dos meses approx (un poco menos en mi caso) y el bebé demanda tanto hay que regular las tomas. Comenzar reduciendo las tomas en cada pecho a 25 min, luego a 20 min y finalmente a 15 min a medida que veamos que el bebé va aguantando las 3 horas aproximadamente.

El bebé se acostumbra a que tiene que mamar de una manera más eficiente para que en esos 15 minutos saca la leche suficiente de cada pecho. Se necesitan quizás unos días para acoplarse mutuamente pero funciona. A mí me cambió la vida. Incluso nuestra niña se separa a los 10 min cuando ella ya lo ha sacado todo. Incluso a veces, cuando ha dormido mucho, le dejo unos minutillos más de premio. ;)

A partir de ese momento, la lactancia tuvo un sentido diferente para mi. Pasó de agobiarme a no molestarme y ahora a gustarme. Tanto que al evolucionar perfectamente la niña y decirme la pediatra que haríamos lactancia exclusiva hasta los 6 meses, no me importó tener que darle el pecho hasta los 6 meses; cuando tenía muy claro que no le daría más de 4 meses. Estoy tan encantada que ahora entre toma y toma me extraigo leche para tener un almacén de leche para cuando comience a trabajar.

Y las mamás, ¿qué experiencia tenéis con la LM o la LA?

Y las primerizas, ¿cómo os imagináis la lactancia?

Post-parto

Estándar

“Por mucho dolor que tengas, le miras la carita y todo se pasa”

“Del dolor luego ni te acuerdas”

Estas frases las he escuchado recientemente con el objetivo de animar a algunas primerizas de mi alrededor. Digamos que están bien para dar ánimos pero que no son del todo ciertas. Está claro que tenemos a nuestro bebé con nosotros y es lo más maravilloso del mundo; pero de ahí a que se olvide el dolor, como que no.

Antes de entrar de lleno en la fase del dolor post-parto, debemos diferenciar entre el post-parto en el hospital y en casa.

¡Qué bien me encuentro en el hospital!

Durante nuestra estancia en el hospital está todo dormido aún. En mi caso, lo primero que pensé fue “Uff!¡Si es así tengo el segundo rápido porque me encuentro fenomenal!” (Una vez en casa mi pensamiento cambió ligeramente). No os creáis que el post-parto será tan poco doloroso como en el hospital. Esto no quiere decir que no haya dolor en el hospital; pero es un dolor leve que se puede aguantar. Es el dolor que todo el mundo nos cuenta: duele pero se puede aguantar.

También en el hospital es donde recibimos visitas. Dependiendo de como haya sido nuestro parto tendremos más a menos ganas de visitas. La gente normalmente es bastante cabal y ellos mismos saben si deben ir al hospital o no. Hay de todo pero yo creo que es básico que estéis cómodas con la gente que vaya.

Consejo: Si hay alguien con quien no vayáis a estar a gusto, emplazarle a visitaros cuando estéis en casa

Sobretodo, en el hospital, preguntar todo lo que creáis conveniente. Tanto a la gente de la nursery como a las enfermeras que os vigilan a vosotras. Cualquier cosa que os parezca diferente u os cause alguna duda, aprovecharos de sus conocimientos mientras estéis allí.

Hogar, ¿dulce hogar?

Después de unos cuantos días en el hospital, variando dependiendo del parto o las complicaciones que hayáis podido tener, llegará el momento de ir a casa. Aquí comienzan las diferencias con el hospital. El cuerpo comienza a despertarse y vamos notando las consecuencias del parto. Ya sea parto vaginal o cesárea comenzamos a notar los puntos y a tener que ponerse gelocatil en vena para poder encontrarse medianamente bien; e incluso así a veces es insoportable. Por nuestro bien, no dura eternamente el dolor. En unas semanas se pasa; pero esas semanas pueden ser muy duras.

Llorad de dolor si lo necesitáis. No hay que hacerse las superwoman que no sienten dolor. No hace ningún bien. Yo lloré y mucho. Y me sentía muy mal porque, tal y como me decía la gente, el dolor no se me pasaba al verle la carita a mi hija. Pensaba que al final merecía la pena; pero el dolor no pasa. Esta sensación puede hacernos sentir fatal, malas madres; pero nada más lejos de la realidad así que no os sintáis mal.  Ya sea parto vaginal o cesárea, se tiene molestias. Tendréis más o menos dependiendo del parto y sus complicaciones: más o menos puntos, más o menos horas…pero al final todas tenemos molestias.

Consejo: Apoyaros en los 15 días de paternidad el papi. Es esencial que esos 15 días os recuperéis lo mejor posible para que cuando os quedéis solas con el bebé estéis recuperadas en gran parte; aunque aún tengáis alguna secuela.

Durante las primeras 3 semanas cuando no estamos al 100% nos llegamos a preguntar tantas veces por qué no esperaríamos un poco a tener un bebé. Es un cúmulo de sentimientos encontrados. Estamos super felices de tener a nuestro bebé pero nos encontramos fatal. Merece mucho la pena pero no podemos disfrutar 100%.

Consejo: Hacemos de tripas corazón y salimos y hacemos cosas aunque tengamos dolor; pero intentar no quedaros dentro lo que sentís ni el dolor que tenéis. Son semanas de mucho estrés y muchos cambios; así que si os lo guardáis todo corréis el peligro de estallar por algún lado. Quizás tendréis molestias/dolor al hacer cosas cotidianas como sentaros, meteros en la cama o salir de ella; así que no dudéis en pedir ayuda si la necesitáis.

Si hemos tenido puntos en parto vaginal o cesárea, incluso semanas después podemos notar un poco de dolor en la zona. Intuyo que esto nos acompañará durante mucho tiempo. :)

Durante las primeras semanas, os tenéis que limitar a conoceros mutuamente. Acoplaros al ritmo del bebé, a sus comidas (próximamente habrá post de lactancia), dormir cuando ellos duermen. No tendréis horarios ni podréis hacer muchos planes ya que dependéis de ellos completamente. Esto pasa y una vez el bebé tenga alrededor del mes veréis que ya estáis más acostumbrados y ya podéis comenzar con una vida más normal.

Consejo: Hasta que os podáis hacer con el control de la situación, dejaros ayudar por familiares o amigos con el bebé y con la casa. Necesitaréis un poco de desconexión; ya que entre los cuidados del bebé y su alimentación, necesitaréis unos minutos de libertad: para una ducha sin preocupaciones, para dar una vuelta a la manzana,…

En estas semanas, también recibiréis la mayor parte de las visitas. Aprovechar sobretodo las visitas que tengáis con gente de confianza para emplazarlos en momentos donde os sintáis a gusto. Por ejemplo, si preferís visitas de mañana, comentarlo con esas personas. No a todo el mundo se le puede decir cuándo es mejor que te visiten; pero siempre hay conocidos y familiares que os comprenderán y aceptarán cualquier cambio de última hora que les hagáis.

No sin mi papi

Fundamental para mí. La ayuda del papi es fundamental en todas las partes del post-parto. Intentad que vuestra pareja os ayude en todo lo posible.Recordad:No somos superwomans ni necesitamos serlo ni aparentarlo!

Durante la estancia en el hospital, deberían ser los encargados de llevar todos los papeleos del hospital para que no tengamos que hacer nada nosotras. Además, lo tendrán todo listo en casa para que cuando lleguemos no nos falte nada de nada.

Una vez en casa, durante los días/semanas que pasemos con dolor y sin poder hacer una vida 100% normal, será el encargado de ayudarnos en todo. Para nuestra perfecta recuperación, ellos nos ayudan con las tareas del hogar, cuidados del bebé que no podamos hacer nosotras.

A parte de toda la ayuda “física” que nos puedan dar en casa y con el bebé, son un apoyo imprescindible para tener al lado. Pasaremos unos días probablemente decaídas, cansadas, con mucho dolor. Ellos nos escucharán, apoyarán y darán ánimos para seguir adelante.

Así comienza nuestra nueva vida. Una preciosa nueva vida llena de cambios; pero que nos hace levantarnos con una sonrisa al ver a nuestros bebés. Es duro pero el tiempo todo lo cura; aunque hay que pasar por todo el proceso. Veréis que el bebé crece por momentos y hay momentos muy duros en la crianza del bebé durante las primeras semanas. Esto da para otros post sobre las primeras semanas del bebé.

Para las ya mamás: ¿Cómo fueron vuestros post-partos?

Para las futuras mamás: el dolor depende del parto así que no tengáis miedo pero ser conscientes de que dolor habrá más o menos. Suerte y ojalá sintáis el menor dolor posible. También dependerá del tipo de parto: quizás una cesárea “duele” menos que un parto vaginal o dentro de un mismo parto vaginal más o menos puntos marcan la diferencia.

¿Qué comprar para nuestro futuro bebé?

Estándar

Echando un vistazo por internet, veréis que hay miles de cosas que le podríamos comprar a un bebé para estar preparados cuando llegue su nacimiento. Encontraremos miles de webs y tiendas físicas donde nos vendan de todo como necesario para nuestro bebé

Ante todo, lo primero que unos padres primerizos debemos preguntarnos es “¿es útil en nuestro caso?”. Pero preguntarlo bien, ¿eh? Tiene que primar la objetividad antes de lo mono o gracioso que pueda llegar a ser un producto en particular. Sino, a no ser que tengamos una mansión, nuestra casa puede convertirse en un almacén de cosas que no usaremos nunca. Ya tenemos a l@s tí@s, abuel@s y amig@s para dejarse llevar por las monadas; así que los padres debemos ser un poco objetivos en el tema de las compras.

¿Cómo organizar las compras?

Mi consejo es hacer una lista de bebé en alguna tienda cercana que nos dé la tranquilidad del trato cara a cara para poder así agilizar cualquier trámite tipo cambio de productos, etc. Además es la única manera de poder ver de primera mano lo que comprar y no llevarnos chascos. Para ir completando la lista para nuestro bebé, es clave saber qué podría necesitar. No hablo de marcas sino de productos (carrito, silla para el coche,etc). Para eso sí que nos sirven algunas de las miles de webs que hay especializadas en productos de bebé. Cogemos la que veamos más completa (no más barata sino la que tenga más diversidad de productos) y vamos entrando por todos los apartados; haciéndonos la pregunta que os comentaba anteriormente sobre la utilidad o no del producto.

 Idea para controlar el gasto: Cuando yo me quedé embarazada, mi idea de esta lista no era que la gente nos fuera regalando cosas de ahí; sino simplemente tener la lista de cosas que necesitaría nuestra bebé para hacernos una idea del dinero que teníamos que ahorrar durante los 9 meses. Parece una tontería; pero con el dinero que se llevan los bebés, para nosotros fue esencial tener esa lista y saber todo lo que necesitábamos. Está claro que a medida que pasaban los meses íbamos añadiendo cosas; pero las cosas esenciales las tuvimos claras desde el principio. Además, fue una buena referencia para la gente que nos quería regalar alguna cosa y no sabía el qué; ya que teníamos todo tipo de cosas desde el moisés hasta termos para los potitos.

Una vez tengamos definido qué creemos que necesitará nuestro bebé, iremos a la tienda que hayamos decidido para elegir los productos que creamos más útiles. En este punto es donde creo que es clave el asesoramiento que nos pueden dar en una tienda física. De la  gamma de productos que tienen, nos podrán comparar productos basándose en su experiencia y así ayudarnos a valorar cuales serán más adecuados para nosotros.

Confiar en la persona que nos asesorará: Podemos pensar que  nos intentarán colar el artículo más caro; pero en nuestro caso no fue así para nada. Incluso íbamos con idea de algún producto y nos dijeron que probáramos sin él y más adelante si veíamos que era necesario siempre podríamos comprarlo.

¿Qué es realmente útil en nuestra nueva vida?

La respuesta a esta pregunta depende mucho de las necesidades que tenga cada familia. Os voy a poner una serie de cosas que estaban en mi lista y cuan importantes han sido para nosotros una vez ya hemos tenido al bebé. He de reconocer que bastantes cosas nos han hecho mucho uso; pero en algunas hemos pecado de primerizos.

Moisés Imprescindible para los primeros meses. El bebé está más recogido en lugar de estar en una cuna más grande y lo podemos tener con nosotros si estamos en el comedor o en cualquier habitación del piso. Proporciona un poco más de “libertad” a los padres ya que el bebé puede dormir mientras uno ve la tele, se ducha o plancha sin tener que ir 1000 veces a mirar como está (típico en los primerizos durante los primeros meses) ya que l@ tenemos al lado.
Cuna Se puede utilizar desde que nace el bebé o cuando lo sacamos del moisés porque ya no cabe. Dependiendo del uso que le queramos dar, la podemos comprar sólo para la etapa de bebé o más grande para poder convertirla en cama y usarla como transición entre cuna y cama de adulto.
Saco nórdico Creo que, tanto para niños más grandes como para bebés, es muy útil usar un saco nórdico en lugar de sábanas. Quizás es más caro inicialmente pero usamos un juego para todo el año si queremos: con relleno en invierno, sin relleno en verano. Bien cerrado evita que el bebé se destape a media noche.
Bajeras de recambio Hay que pensar siempre en los recambios ya que al dormir tanto de bebés quizás nos encontramos en la situación de que no tenemos qué poner en la cuna/el moisés y el bebé tiene que dormir.
Intercomunicador Los hay con o sin cámara. Yo al principio era reacia al que llevaba cámara; pero después es de gran utilidad ya que a veces los bebés balbucean y nos ahorramos ir hasta la habitación si realmente estaba soñando o el bebé mismo se volvió a dormir.
Pañalera Si tenéis sitio, para mi es comodísimo tener una pañalera al lado del cambiador. Se puede colgar de un armario, de una ventana; ya que lleva normalmente una percha arriba. Así pañales siempre a mano.
Bañera y cambiador Con la bañera y el cambiador, intentar aprovechar espacios “muertos” que tengáis:
– Si tenéis una bañera grande, poner una bañera de bebé encima que se pueda plegar para poder ducharos. Este  tipo de bañeras os pueden durar hasta que el bebé tenga un año o más. Aconsejo por experiencia propia la OK Baby que tiene dos posiciones una mientras no se aguanta sentad@ y otra para después; incluyendo unas piezas para evitar el deslizamiento del bebé.
– Si tenéis plato de ducha, poner un ser cambiador+bañera con patas dentro. Si optáis por ese set, es muy importante que esté equipado con bolsillos o espacios para poder colocar todo lo necesario para el baño/cambio del bebé. El problema de este set, es que tendréis que cambiarlo allí o tener un cambiador a parte. Sino, estos sets también se pueden colocar en cualquier lugar de la casa; pero como se puede poner todo perdido de agua puede ser un inconveniente.
Yo aconsejo poner, siempre que se tenga espacio suficiente, una bañera y un cambiador por separado. En mi caso, tengo la bañera encima de la bañera de adultos y el cambiador encima de la cuna. De esta manera se pueden usar las dos cosas por separado mientras duren o quepa el bebé; de la otra manera quizás necesitamos una bañera antes que cambiador o viceversa.”
Barreño para el culete Tanto si usáis toallitas o no para limpiar al bebé, necesitaréis lavarle el culete alguna que otra vez fuera de la hora del baño. Si el cambiador lo tenéis en el lavabo, quizás no es necesario, pero siempre me ha parecido muy útil, dentro de mi obsesión de tenerlo todo a mano, a la hora de cambiar al bebé.
Canastilla de baño Ha sido el gran descubrimiento de las compras para nuestro bebé. Para mí era muy incómodo a veces cuando tenemos que cambiar al bebé o cuando lo sacamos del baño que tenemos que estar un buen rato preparando cosas antes de realmente comenzar: cremas del culo, toallitas, gasas por si necesitas, peine, etc etc Con una canastilla de baño, puedes preparar todo lo necesario para esos momentos y sólo preocuparte por tu bebé en ese momento. Además, una vez el bebé sea más mayor y ya lo puedas cambiar en cualquier sitio, puedes coger tu canastilla y llevarla por todo el piso sin tener que dar más viajes que un tiovivo (a veces se tarda más en preparar que en tener listo al niñ@)
Set de higiene Contiene tijeras, peines,…Pack con todos los artilugios para el bebé después del baño o en cualquier momento del día
Aspirador nasal Útil a partir del mes + o – cuando empiezan a tener moquetes y les son muy molestos.
Termómetro En esto pecamos de primerizos. Al final el que mejor va es el termómetro digital de axila de toda la vida.
Barreños para la ropa del bebé Siempre hay que darle a alguna prenda a mano; por tanto, es recomendable tener un barreñito pequeño para la ropa de los peques.
Esterilizador Indiscutiblemente de microondas. En 8-9 minutos lo tienes esterilizado todo y es bastante compacto.
También descubrí un esterilizador de chupetes. Un minuto al microondas y listo. Ideal para cuando vas a casa de alguien y se te caen todos los chupetes.
Dosificador de leche Para mí es muy útil para la lactancia artificial para no tener que ir arriba y abajo con el botecito de leche.
Termos Otro imprescindible para mi. Tanto para la lactancia artificial como para los potitos, hacen que no tengamos que hacer virguerias para que los alimentos no se enfríen. La comida aguanta entre 6-8 horas a la temperatura inicial.
Chupetes Mi recomendación es tener de varias clases: latex, silicona. Hay niños que no les gusta un tipo de chupete pero si otro. Esto va a elección del niño.
Escurrebiberones Muy recomendable. Sobretodo si tiene una forma picuda o es plegable. Sino, hay que ingeniárselas para poder dejar a escurrir biberones, o chupetes o demás utensilios para bebés.
Biberones Dependiendo del tipo de lactancia que hagáis, serán necesarios o no. En caso de lactancia artificial, intentar coger biberones anti-cólicos ya que algo mejoran este malestar. Si vais a alternar pecho y biberones, el mejor es el Calma de Medela. Estos biberones son buenísimos para bebés ansiosos por comer como la mía; ya que tienen que trabajar para sacar leche y no les sale a borbotones como con los otros biberones (aunque sean de flujo lento).

Calientabiberones Quizás no es útil si calentamos la leche en el microondas; pero si vamos a dar biberones de leche materna nos serán útiles (en mi opinión). Nosotros compramos uno que calienta al vapor y valía lo mismo que los otros.

Cajita lactancia Tanto si damos el pecho como biberón, siempre a la hora de la toma debemos tener algunas cosas a mano. Por eso, me fue muy útil tener una cajita con todos los “utensilios” a mano:
– Lactancia materna: pezoneras (si las usáis), lanolina (para los pezones en cada toma sobretodo al principio), baberos, agua, toallitas, chupete (si lo utiliza)
– Lactancia artificial: biberón con agua, dosificador de leche, baberos, toallitas, chupete
Accesorios de comida (+ mayores) Hay sets de comida con platos, vasos y cubiertos que son ideales para la introducción de primeros alimentos.
Portabebés Recomendable 100%. En mi caso, con un ascensor hipermegapequeño, es mi manera de poder salir a la calle con mi bebé. En otros casos, es ideal para paseos cortos donde el bebé tenga más libertad y pueda cotillear más sin tener que ir metidido en el cuco.
También es recomendable para el tema de los cólicos; ya que los bebés en posición vertical se calman. Basta con montarlos en el porta-bebés y darles paseitos por el comedor y los llantos incontrolables van cesando y conseguiréis que el bebé se duerma.
Sobre este tema hay miles de blogs y recomendaciones y demás. Mi consejo es un Babybjorn o un Suppori. El primero sería más para paseos y el segundo más para los momentos en que llevamos al bebé en brazos porque evitamos cargar todo el peso encima nuestro. Leeréis que si hay más ergonómicos o menos. Yo opino que los que son ergonómicos tienen al bebé en una postura que no me gusta con las piernas abiertas. Luego hay fulares y muchos tipos de porta-bebés  Además, no esperemos que sea cómodo para un bebé pasar horas y horas en esa postura; por mucho que en el vientre materno estén en posturas peores. Y sí, el bebé está más cómodo porque está piel con piel y demás; pero dejémosles a los pobres algo de libertad! Que los tenemos en piel con piel durante todo el día y ya uno no sabe si el piel con piel lo recomiendan por los niños o por los padres…
Importante: si el bebé nace en invierno, la mayoría de porta-bebés tienen un forro para tapar al bebé y que no pase frío.
Cochecito Hay miles de marcas y opciones. Simplemente debéis valorar más la funcionalidad del carro y no simplemente lo bonito que sea. Aspectos que debemos tener en cuenta:
– Que tenga una cesta accesible fácilmente para la madre desde el “manillar” del carro. Para las compras que realizamos con el carro, es imprescindible que tenga buena cesta; así no tenemos que ir empujando el carro y llenas de bolsas.
– Facilidad para montar/desmontar. Es importante que sea fácil de montar y desmontar; ya que la mayoría de las veces irá una persona sola con el carro y tendrá que estar pendiente de la criatura y del carro.
– Comodidad para el peque. Es lo principal. Que los peques vayan cómodos y que sean estructuras adecuadas para su edad. Para los primeros meses, en mi caso, queríamos cuco en lugar de maxi-cosi. Para mí, el maxi-cosi es para momentos puntuales y no muy largos mientras que en el cuco pueden dormir mejor. Ahora, el cuco es un bicho inmenso y el maxi-cosi es más reducido. Pero por comodidad para el peque, el cuco sin lugar a duda.
– Dimensiones válidas en nuestro entorno. Es decir, que os quepa bien en el coche, ascensor, etc etc
Luego tenemos la sillita de “continuación”. Hoy en día hay algunas que se pueden usar desde recién nacidos; aunque yo creo que es necesario que los niños pasen por la fase del cuco, por comodidad para ellos. Estas sillitas, en mi opinión, deberían usarse cuando el peque ya aguanta bien la cabeza y tenemos que tener en cuenta que tenga rigidez en la espalda (es decir que al plegar el carro no arruguen la espalda).
Bolsa para el carrito/Canastilla Normalmente, las bolsas que vienen con los carros son un poco ridículas. Están muy mal organizadas y tienes que hacer un tetris para poder meter todas las cosas que se necesitan. Para mi es importante una bolsa con bastantes bolsillos o zonas para poder organizar bien todo lo que tendremos que llevar.
Silla del coche Importantísima la seguridad del bebé. Mi marido estuvo mirando mucho en las webs de valoración de seguridad y la marca con más seguridad es Römer y su precio es incluso menor que otras marcas más conocidas en España.
Sobretodo en las sillas de grupo 0, hay que valorar si queremos llevar al bebé sujetado por el cinturón o con una base isofix. ¿Más seguro? La base isofix ya que va agarrada a la carrocería; pero su precio para grupo 0 es similar al precio de la silla.
Pasado el grupo 0, las sillas ya llevan incorporado el isofix; si es que queremos o podemos llevar ese tipo de sujeción.

Hamaca Para nosotros muy útil. Sobretodo las de la marca Babybjorn. Nos gusta lo cómoda que es y lo agustito que se queda la peque y lo cómoda que duerme.
Cojín anti-vuelco Para que el bebé no se giré en la cuna/el moisés. Algunos vienen con un muñequito que puede servirle al bebé hasta después de usar el cojín.
Gimnasio de actividades Útil para los bebés a partir de los 2 meses y algo que empiezan a fijarse en los objetos y están más rato despiertos.
Juguetes Hay multitud de juguetes para bebés. Durante los dos primeros meses hacen caso a poco. Al principio, sólo le hacen caso normalmente a muñecos son sonido. Hacia los 2 meses, comienzan a hacerle caso a juguetes con tactos diferentes.

Cómo veis, nombro pocas marcas; básicamente porque en la mayoría de casos lo esencial no es la marca sino las características del producto. Si alguien quisiera saber las marcas por las que nos decantamos, estaré encantada de comentarlas. Hay productos “sin marca” que no nombro pero que son igualmente necesarios para el bebé: esponjas, gasas, suero, cremas, jeringuilla, pañales, etc Todas las cosas básicas de farmacia (por etiquetarlas de alguna manera) no las he nombrado porque no tienen ningún requerimiento especial.

¿Parecía que un bebé requería pocas cosas verdad? Probablemente muchas sean prescindibles; pero debido al ritmo de vida que llevamos hoy en día, creo que son los productos básicos para facilitarnos mucho nuestro día a día.

Os habréis dado cuenta que no comento nada de ropas, cremas y/o pañales. Como ya de por sí el post tiene bastante contenido, dejaré estos tres grupos de productos para otro post más adelante.

¿Hay algún producto que no esté en la lista que os haya sido muy útil? No dudéis en comentar el post para poder hacer una lista lo más completa posible para l@s futur@s primeriz@s.

 

¡Lo que cambia la vida un simple espermatozoide!

Estándar

Esta frase me la repite una vecina cada vez que me la encuentro. Pero, ¿saben las madres primerizas hasta qué punto te cambia la vida cuando dan a luz?

espermatozoide-300x294

Cada pareja acaba contando su propia experiencia; cosa que no implica que a otros les tenga que ir igual. El topicazo “cada niño es un mundo” es bien real. Así que mi consejo de este post es:

Escuchar mucho y quitar la “paja”; quedándose con la esencia de lo que se os comenta. (táctica Homer Simpson)

Nada es aplicable de un bebé a otro estrictamente; así que captar las ideas de lo que os comenten y aplicarlo a vuestra manera.

Los tópicos que os pondré a continuación los trataré más profundamente en futuros posts; pero, dicho de antemano que cada niño es un mundo y nada es aplicable a todos, os daré unas pinceladas de las cosas que os pueden llegar a decir.

“Con el paso el tiempo, los dolores se olvidan”. Obviamente, el dolor no es eterno; pero lo hay. Ya sea cesárea o parto vaginal, hay dolor. Y no sólo eso; sino que dura bastante tiempo. Tanto si hay episotomía como puntos de cesárea, es necesario que pasen unas semanas para hacer vida “normal”. Incluso pasado ese periodo, de vez en cuando la zona de los puntos vuelve a decir “¡No te olvides de mí que aquí sigo!”.

“Se os acabó la tranquilidad“. Las primeras semanas, incluso el primer mes, es un periodo de cambios constantes. A veces duermen más, otras menos. Comienzan los cólicos, los cambios…Pero hay un punto, cuando el bebé está acoplado a la pareja y viceversa, en que pueden comenzar a introducirse rutinas que favorecen el día a día del bebé y hacen que la tranquilidad vuelva. Así se pueden sacar ratitos para una misma y tener menos sensación de agobio como pasa inicialmente.

“Te vas a volver una teta a un niño pegada”. Si dais el pecho, probablemente os sintáis así alguna vez. Es un acto muy bonito y demás pero estás todo el día enganchada. Una vez pasa la subida y el primer mes que veas que tu bebé se alimenta bien, es bueno para tu bienestar emocional poner un pequeño límite en las tomas al que tu bebé se acoplará rapidísimamente. Sino, el nivel de agobio es tal que parece que tienes todo el día la teta fuera.

“Se os va a ir el sueldo en cosas para el bebé”. Si uno es poco previsor, es probable que todo el sueldo se lo lleve el bebé. Os daré algunos trucos para que el bolsillo se resienta un poco menos.

“Prepararos para no dormir más de 3 horas en mucho tiempo”. Durante las primeras semanas, es un poco caótico el tema del sueño. Igual que os comenté antes, una vez pasado el periodo de acople mutuo, las rutinas nocturnas consiguen que el bebé duerma ratitos más largos durante la noche.

Tópicos como estos hay miles en el tema embarazo y crianza del bebé. No os agobiéis si os dicen cosas contradictorias. Usar el consejo de este post y no os asustéis por lo que os puedan llegar a decir.

Sobretodo hay que tener muy claro cómo queréis llevar esta nueva etapa de vuestras vidas y no dejaros influir por el primero que os diga que lo que hacéis es malo para vuestro bebé si no os lo pueden argumentar o siempre tiran de la OMS para dar veracidad a sus teorías. (Sobre la OMS sólo quiero recordar que la lió parda con la gripe A.”No hase falta desir nada más” que diría el entrenador de fútbol Schuster)

¿Tenéis algún topicazo digno de compartir?

Espero vuestros comentarios.