Archivo de la categoría: Sin categoría

Post-parto

Estándar

“Por mucho dolor que tengas, le miras la carita y todo se pasa”

“Del dolor luego ni te acuerdas”

Estas frases las he escuchado recientemente con el objetivo de animar a algunas primerizas de mi alrededor. Digamos que están bien para dar ánimos pero que no son del todo ciertas. Está claro que tenemos a nuestro bebé con nosotros y es lo más maravilloso del mundo; pero de ahí a que se olvide el dolor, como que no.

Antes de entrar de lleno en la fase del dolor post-parto, debemos diferenciar entre el post-parto en el hospital y en casa.

¡Qué bien me encuentro en el hospital!

Durante nuestra estancia en el hospital está todo dormido aún. En mi caso, lo primero que pensé fue “Uff!¡Si es así tengo el segundo rápido porque me encuentro fenomenal!” (Una vez en casa mi pensamiento cambió ligeramente). No os creáis que el post-parto será tan poco doloroso como en el hospital. Esto no quiere decir que no haya dolor en el hospital; pero es un dolor leve que se puede aguantar. Es el dolor que todo el mundo nos cuenta: duele pero se puede aguantar.

También en el hospital es donde recibimos visitas. Dependiendo de como haya sido nuestro parto tendremos más a menos ganas de visitas. La gente normalmente es bastante cabal y ellos mismos saben si deben ir al hospital o no. Hay de todo pero yo creo que es básico que estéis cómodas con la gente que vaya.

Consejo: Si hay alguien con quien no vayáis a estar a gusto, emplazarle a visitaros cuando estéis en casa

Sobretodo, en el hospital, preguntar todo lo que creáis conveniente. Tanto a la gente de la nursery como a las enfermeras que os vigilan a vosotras. Cualquier cosa que os parezca diferente u os cause alguna duda, aprovecharos de sus conocimientos mientras estéis allí.

Hogar, ¿dulce hogar?

Después de unos cuantos días en el hospital, variando dependiendo del parto o las complicaciones que hayáis podido tener, llegará el momento de ir a casa. Aquí comienzan las diferencias con el hospital. El cuerpo comienza a despertarse y vamos notando las consecuencias del parto. Ya sea parto vaginal o cesárea comenzamos a notar los puntos y a tener que ponerse gelocatil en vena para poder encontrarse medianamente bien; e incluso así a veces es insoportable. Por nuestro bien, no dura eternamente el dolor. En unas semanas se pasa; pero esas semanas pueden ser muy duras.

Llorad de dolor si lo necesitáis. No hay que hacerse las superwoman que no sienten dolor. No hace ningún bien. Yo lloré y mucho. Y me sentía muy mal porque, tal y como me decía la gente, el dolor no se me pasaba al verle la carita a mi hija. Pensaba que al final merecía la pena; pero el dolor no pasa. Esta sensación puede hacernos sentir fatal, malas madres; pero nada más lejos de la realidad así que no os sintáis mal.  Ya sea parto vaginal o cesárea, se tiene molestias. Tendréis más o menos dependiendo del parto y sus complicaciones: más o menos puntos, más o menos horas…pero al final todas tenemos molestias.

Consejo: Apoyaros en los 15 días de paternidad el papi. Es esencial que esos 15 días os recuperéis lo mejor posible para que cuando os quedéis solas con el bebé estéis recuperadas en gran parte; aunque aún tengáis alguna secuela.

Durante las primeras 3 semanas cuando no estamos al 100% nos llegamos a preguntar tantas veces por qué no esperaríamos un poco a tener un bebé. Es un cúmulo de sentimientos encontrados. Estamos super felices de tener a nuestro bebé pero nos encontramos fatal. Merece mucho la pena pero no podemos disfrutar 100%.

Consejo: Hacemos de tripas corazón y salimos y hacemos cosas aunque tengamos dolor; pero intentar no quedaros dentro lo que sentís ni el dolor que tenéis. Son semanas de mucho estrés y muchos cambios; así que si os lo guardáis todo corréis el peligro de estallar por algún lado. Quizás tendréis molestias/dolor al hacer cosas cotidianas como sentaros, meteros en la cama o salir de ella; así que no dudéis en pedir ayuda si la necesitáis.

Si hemos tenido puntos en parto vaginal o cesárea, incluso semanas después podemos notar un poco de dolor en la zona. Intuyo que esto nos acompañará durante mucho tiempo. 🙂

Durante las primeras semanas, os tenéis que limitar a conoceros mutuamente. Acoplaros al ritmo del bebé, a sus comidas (próximamente habrá post de lactancia), dormir cuando ellos duermen. No tendréis horarios ni podréis hacer muchos planes ya que dependéis de ellos completamente. Esto pasa y una vez el bebé tenga alrededor del mes veréis que ya estáis más acostumbrados y ya podéis comenzar con una vida más normal.

Consejo: Hasta que os podáis hacer con el control de la situación, dejaros ayudar por familiares o amigos con el bebé y con la casa. Necesitaréis un poco de desconexión; ya que entre los cuidados del bebé y su alimentación, necesitaréis unos minutos de libertad: para una ducha sin preocupaciones, para dar una vuelta a la manzana,…

En estas semanas, también recibiréis la mayor parte de las visitas. Aprovechar sobretodo las visitas que tengáis con gente de confianza para emplazarlos en momentos donde os sintáis a gusto. Por ejemplo, si preferís visitas de mañana, comentarlo con esas personas. No a todo el mundo se le puede decir cuándo es mejor que te visiten; pero siempre hay conocidos y familiares que os comprenderán y aceptarán cualquier cambio de última hora que les hagáis.

No sin mi papi

Fundamental para mí. La ayuda del papi es fundamental en todas las partes del post-parto. Intentad que vuestra pareja os ayude en todo lo posible.Recordad:No somos superwomans ni necesitamos serlo ni aparentarlo!

Durante la estancia en el hospital, deberían ser los encargados de llevar todos los papeleos del hospital para que no tengamos que hacer nada nosotras. Además, lo tendrán todo listo en casa para que cuando lleguemos no nos falte nada de nada.

Una vez en casa, durante los días/semanas que pasemos con dolor y sin poder hacer una vida 100% normal, será el encargado de ayudarnos en todo. Para nuestra perfecta recuperación, ellos nos ayudan con las tareas del hogar, cuidados del bebé que no podamos hacer nosotras.

A parte de toda la ayuda “física” que nos puedan dar en casa y con el bebé, son un apoyo imprescindible para tener al lado. Pasaremos unos días probablemente decaídas, cansadas, con mucho dolor. Ellos nos escucharán, apoyarán y darán ánimos para seguir adelante.

Así comienza nuestra nueva vida. Una preciosa nueva vida llena de cambios; pero que nos hace levantarnos con una sonrisa al ver a nuestros bebés. Es duro pero el tiempo todo lo cura; aunque hay que pasar por todo el proceso. Veréis que el bebé crece por momentos y hay momentos muy duros en la crianza del bebé durante las primeras semanas. Esto da para otros post sobre las primeras semanas del bebé.

Para las ya mamás: ¿Cómo fueron vuestros post-partos?

Para las futuras mamás: el dolor depende del parto así que no tengáis miedo pero ser conscientes de que dolor habrá más o menos. Suerte y ojalá sintáis el menor dolor posible. También dependerá del tipo de parto: quizás una cesárea “duele” menos que un parto vaginal o dentro de un mismo parto vaginal más o menos puntos marcan la diferencia.

Anuncios

¡Lo que cambia la vida un simple espermatozoide!

Estándar

Esta frase me la repite una vecina cada vez que me la encuentro. Pero, ¿saben las madres primerizas hasta qué punto te cambia la vida cuando dan a luz?

espermatozoide-300x294

Cada pareja acaba contando su propia experiencia; cosa que no implica que a otros les tenga que ir igual. El topicazo “cada niño es un mundo” es bien real. Así que mi consejo de este post es:

Escuchar mucho y quitar la “paja”; quedándose con la esencia de lo que se os comenta. (táctica Homer Simpson)

Nada es aplicable de un bebé a otro estrictamente; así que captar las ideas de lo que os comenten y aplicarlo a vuestra manera.

Los tópicos que os pondré a continuación los trataré más profundamente en futuros posts; pero, dicho de antemano que cada niño es un mundo y nada es aplicable a todos, os daré unas pinceladas de las cosas que os pueden llegar a decir.

“Con el paso el tiempo, los dolores se olvidan”. Obviamente, el dolor no es eterno; pero lo hay. Ya sea cesárea o parto vaginal, hay dolor. Y no sólo eso; sino que dura bastante tiempo. Tanto si hay episotomía como puntos de cesárea, es necesario que pasen unas semanas para hacer vida “normal”. Incluso pasado ese periodo, de vez en cuando la zona de los puntos vuelve a decir “¡No te olvides de mí que aquí sigo!”.

“Se os acabó la tranquilidad“. Las primeras semanas, incluso el primer mes, es un periodo de cambios constantes. A veces duermen más, otras menos. Comienzan los cólicos, los cambios…Pero hay un punto, cuando el bebé está acoplado a la pareja y viceversa, en que pueden comenzar a introducirse rutinas que favorecen el día a día del bebé y hacen que la tranquilidad vuelva. Así se pueden sacar ratitos para una misma y tener menos sensación de agobio como pasa inicialmente.

“Te vas a volver una teta a un niño pegada”. Si dais el pecho, probablemente os sintáis así alguna vez. Es un acto muy bonito y demás pero estás todo el día enganchada. Una vez pasa la subida y el primer mes que veas que tu bebé se alimenta bien, es bueno para tu bienestar emocional poner un pequeño límite en las tomas al que tu bebé se acoplará rapidísimamente. Sino, el nivel de agobio es tal que parece que tienes todo el día la teta fuera.

“Se os va a ir el sueldo en cosas para el bebé”. Si uno es poco previsor, es probable que todo el sueldo se lo lleve el bebé. Os daré algunos trucos para que el bolsillo se resienta un poco menos.

“Prepararos para no dormir más de 3 horas en mucho tiempo”. Durante las primeras semanas, es un poco caótico el tema del sueño. Igual que os comenté antes, una vez pasado el periodo de acople mutuo, las rutinas nocturnas consiguen que el bebé duerma ratitos más largos durante la noche.

Tópicos como estos hay miles en el tema embarazo y crianza del bebé. No os agobiéis si os dicen cosas contradictorias. Usar el consejo de este post y no os asustéis por lo que os puedan llegar a decir.

Sobretodo hay que tener muy claro cómo queréis llevar esta nueva etapa de vuestras vidas y no dejaros influir por el primero que os diga que lo que hacéis es malo para vuestro bebé si no os lo pueden argumentar o siempre tiran de la OMS para dar veracidad a sus teorías. (Sobre la OMS sólo quiero recordar que la lió parda con la gripe A.”No hase falta desir nada más” que diría el entrenador de fútbol Schuster)

¿Tenéis algún topicazo digno de compartir?

Espero vuestros comentarios.