Archivo de la etiqueta: lactancia

Lactancia: Ser o no ser una vaca lechera

Estándar

Esta es la cuestión y ya sé de antemano que me va a aportar la pérdida de algún que otro seguidor del blog.

Cuando uno se plantea cómo alimentar a su hijo normalmente no le hacen cuestionarse pros y contras. En nuestras clases de preparación al parto sí nos hicieron una tabla con pros y contras para que supiéramos lo que nos esperaba fuera cual fuera nuestra decisión a la hora de alimentar a nuestro bebé.

Como ya tod@s sabemos, hay dos tipos de alimentación para los bebés: leche materna o artificial (abreviaré LM o LA durante el post). La materna es en la que la madre se convierte en una vaca lechera y la artificial en la que la madre se convierte en una simple máquina expendedora de biberón con leche.

No voy a entrar en estudios sobre los beneficios de una contra la otra; ya que este tema está más que tratado en muchas webs y tampoco soy la más indicada para hacerlo. Pero sí creo que es necesario comentar algún que otro aspecto que pueda ser interesante para que l@s primeriz@s no penséis que es todo un camino de rosas con la lactancia materna.

Comparación de los tipos de lactancia

Partiendo de la base que no hay una lactancia mejor que otra, por lo tanto no es mejor un bebé con LM que con LA, si que hay una serie de diferencias si comparamos una con la otra a la hora de la verdad. Vamos a ver estas diferencias basándonos en unos aspectos en particular:

LA

LM

Ganador

Material Biberones (probablemente haya que probar más de una marca hasta encontrar la que le vaya bien al bebé) y la leche artificial que seleccionemos; a parte de un calientabiberones o microondas El pecho que ya viene de serie con la mami, lanolina para el cuidado del pezón y pezoneras si se necesitaran

LM

Por los pocos productos y su escaso coste

Preparación Echar la cantidad correspondiente de agua y leche y templar el biberón Sacar el pecho y lavar y colocar pezonera en el caso de necesitarla

LM

Por no necesitar más de medio minuto

Aplicación Cualquier persona autorizada por los papis puede dar de comer al bebé Única y exclusivamente la madre puede dar de comer al bebé a no ser que la mami se extraiga la leche; en este caso los pros y contras de la LM serían iguales que los de la LA excluyendo la preparación

LA

Por tener la posibilidad de delegar en alguien en algún momento de necesidad

Disponibilidad Se puede aplicar desde la primera toma llegando al bebé la cantidad necesaria de leche. En todas las tomas sabremos la cantidad que come el bebé. Se obtendrá el calostro hasta la subida de la leche estando el bebé intranquilo esos primeros días al no recibir alimento suficiente. Una vez se tenga la subida, el bebé se alimentará con normalidad; aunque nunca llegamos a saber cuanta cantidad ha consumido el bebé.

LA

Por la certeza de saber lo que come el bebé y estar disponible desde el primer momento

Movilidad Si al bebé le toca comer y no estamos en casa, necesitaremos llevar siempre encima todos los artilugios necesarios: biberones, dosificadores de leche, calientabiberones o termo. El pecho está disponible en cualquier lugar y a cualquier hora. Es simplemente cuestión de destaparlo y el bebé puede comenzar a comer.

LM

Por no necesitar un zafarrancho de combate cada vez que salimos de casa

Coste Precio de los biberones, de la leche y de los artilugios necesarios si salimos fuera de casa. El de las pezoneras si son necesarias.

LM

Por el coste 0 que tenemos en la mayoría de los casos

Dedicación No es exclusiva de la madre; así que cualquiera puede estar con el bebé. 100% de la madre teniendo que estar con el pecho al aire a demanda del bebé.

LA

Por la libertad de la madre en momentos necesarios para ella

Defensas La LA que podemos encontrar en farmacias es muy buena pero hay defensas naturales que no podremos encontrar ahí. 100% recomendable la LM por el hecho de las defensas que le pasamos a nuestros hijos.

LM

Por el hecho de pasarle defensas naturales al bebé; aunque no implica que los bebés con LA lo pillen todo

Peso del bebé Los bebés con LA ganan más peso normalmente. Suele ser menos con LM aunque no siempre se cumple esta norma.

Empate

Depende del bebé y de la cantidad de leche que genere la madre

Caquitas del bebé Suelen ser más regulares al contener la LA productos que generan deshecho. Un bebé con LM puede llegar a estar 10 días sin hacer caquitas. Esto no es ningún problema ya que indica que el bebé está aprovechando toda la leche y no genera deshecho.

LA

Por la tranquilidad que da a unos padres primerizos el ver que el bebé hace caca todos los días.

La elección final en el tipo de alimentación dependerá de los puntos que sean más importantes para los padres; sabiendo de antemano que no somos mejores o peores padres por elegir una alimentación y otra ya que el bebé estará correctamente alimentado de cualquiera de las dos formas.

Mitos o generalizaciones de la lactancia

Normalmente, cuando no sabemos que tipo de lactancia elegir o cuando lo tenemos claro intentamos buscar el máximo de información posible. El problema es que depende de donde busquemos, podemos pensar en replantearnos la decisión; ya que se pueden leer cosas que, según mi opinión, son un poco exageradas.

Repasemos entonces algunos mitos o generalizaciones que se hacen de los dos tipos de lactancia:

  • Los niños con LM son más inteligentes. Estudios podrá haber; pero perdonar que este tipo de estudios no me los crea. En muchas webs veréis esta frase pero si leéis en profundidad veréis que no está probado el porqué de esa inteligencia. Para mi tiene la misma credibilidad que decir que es porque son morenos y no rubios.
  • No se recomienda usar biberones ni chupetes si se opta por LM. Si se sabe como usarlos, no suponen ningún problema. Siempre recomiendan esperar a que la LM se haya afianzado; pero si se introduce antes con conocimiento no habrá problema.

Nosotros le pusimos el chupete la segunda noche y pensábamos “aix aix que la fastidiaremos” por todo lo que habíamos leído sobre no ponerles el chupete; pero no tuvimos ningún problema. Hay niños que no quieren ni siquiera el chupete ya sea con LM o con LA.

Sobre el tema del biberón, nosotros nos informamos con una asesora de lactancia sobre el uso del biberón. Yo quería que mi marido le diera algún biberón al bebé; así que nos aconsejaron usar el método Kassing junto con biberones Calma de Medela para que el bebé tuviera que hacer el mismo esfuerzo con el biberón que con el pecho y así no notara diferencia.

Si esto fuera cierto, preguntaros una cosa: ¿No conocéis a nadie que haya tenido bebés ingresados y se haya tenido que sacar la leche para que se la dieran en biberón cuando la madre no estuviera? Yo conozco algún que otro caso y han cogido el pecho perfectamente. Está claro que depende del bebé como casi todo en la crianza; pero no hay que generalizar que se crean muchos miedos y dudas para los padres.

  • Los niños con LA tienen más enfermedades. La LM proporciona más defensas; pero eso no implica ni que los bebés alimentados con LM tengan menos enfermedades ni que los que se alimentan con LA tengan más.
  • Las madres que optan por LM tienen que beber mucha leche. ¡Cuántas veces me han dicho a mi “como vas a tener leche si no bebes mucha leche ni tomas lácteos”! Pues negativo. Simplemente hay que alimentarse de una manera variada y beber líquidos de cualquier tipo dentro de los permitidos durante la LM.

Adaptándonos a la lactancia materna

Aunque os dé la sensación de que no soy una defensora a ultranza de la LM, fue nuestra primera opción para alimentar a nuestro bebé; pero nunca siendo restrictivos. Es decir, si la niña cogía peso y todo iba perfecto, seguiríamos con LM; sino, no tendríamos problema en pasar a LA o suplementar con LA.

El proceso de adaptarse a la LM es complicado y tiene sus fases (aunque éstas pueden variar dependiendo del bebé). Es importante saber estas fases para así no tener pánico antes cambios muy bruscos del bebé.

Los inicios

Los primeros días de la LM son bastante horribles en muchos aspectos. Recién paridas que estamos, nos encontramos fatal. A este hecho hay que unirle el que el bebé, hasta la subida del pecho, debe mamar cada 3 horas. Por tanto, aunque duerma, debemos despertarlo para que coma; implicando que nosotr@s tampoco descansamos.

También hay que añadir el dolor del pecho. Porque sí, aunque en todas las webs pone que la LM no duele, duele al principio y las molestias van disminuyendo con las tomas. En todos lados leemos que si duele es porque algo hacemos mal y por tanto cuando sentimos dolor pensamos que lo estamos haciendo mal. Ese fue mi caso. No sé cuantas veces llamé a las enfermeras de la nursery porque me dolía pero ellas me confirmaban una y otra vez que todo estaba perfecto y que la niña se agarraba bien. El dolor irá disminuyendo a medida que pasen las tomas y el pezón pierda sensibilidad

Consejo: Comprar lanolina y aplicárosla en los pezones después de cada toma; sobretodo al comienzo. Aliviará el dolor y os protegerá de problemas bastante dolorosos.

A parte del dolor en el agarre, hay que tener en cuenta que el bebé mame en una buena posición. Hay que buscar la posición más cómoda para los dos; así que os tocará tirar de webs y probar todas las posiciones posibles hasta que encontréis la adecuada.

Durante los inicios, el tiempo que se tarda en mamar depende del niño. Hay que dejar que la lactancia se asiente; por tanto, es importante que mame todo el tiempo que quiera para que vaya sintiéndose seguro. Esto cambiará en unas semanas y lo veremos más adelante.

Quizás, hasta que tengamos la subida de leche, el bebé llore ya que se queda con hambre y nosotras sentimos que no podemos ponerle tan a menudo al pecho. Si se siguen los consejos que puse anteriormente, no tengáis miedo en darle un pequeño suplemento de leche artificial hasta que tengáis la subida. Con esto conseguiremos que el bebé esté satisfecho hasta que tengamos la subida y ni ellos ni nosotr@s estemos tan irritables durante esos 3 o 4 días.

A partir del primer o segundo mes aproximadamente…

Una vez pasado el primer mes quizás el bebé necesite más cantidad. El bebé quizás está más intranquilo y notamos que quiere comer más sin tener dolor de cólicos. Notamos que el bebé nos pide comer más a menudo y tenemos la sensación de estar todo el día enganchadas al pecho. Probablemente esté media hora o más hasta que el mismo bebé se despegue de un solo pecho y nos pida un segundo pecho. Incluso, quizás de un segundo pecho, notemos que a la media hora o a la hora nos vuelvan a pedir comer de nuevo.

Esta fase es, personalmente, un poco agobiante para la madre. Tenemos la sensación de estar todo el día sentadas y ser un pecho a una mujer colgado. Al no interactuar mucho el bebé aún, tenemos la sensación de que sólo valemos por nuestro pecho y no podemos hacer nada más. Simplemente dar el pecho, comer y seguir dando el pecho. En estos momentos, dar el pecho pasa de ser algo tierno que hacer con tu bebé a algo agobiante que te gustaría no hacer.

Entonces yo recibí el mejor consejo de mis facebookeras favoritas! Yo estaba en un momento de agobio y no podía más. Me planteaba hasta dejar de dar el pecho porque era superior a mí. Era una contradicción de sentimientos ya que sabía que era lo mejor para mi niña pero yo ya no aguantaba más. De mis chicas me vino el consejo que cambió mi forma de ver la lactancia:

Una vez han pasado unos dos meses approx (un poco menos en mi caso) y el bebé demanda tanto hay que regular las tomas. Comenzar reduciendo las tomas en cada pecho a 25 min, luego a 20 min y finalmente a 15 min a medida que veamos que el bebé va aguantando las 3 horas aproximadamente.

El bebé se acostumbra a que tiene que mamar de una manera más eficiente para que en esos 15 minutos saca la leche suficiente de cada pecho. Se necesitan quizás unos días para acoplarse mutuamente pero funciona. A mí me cambió la vida. Incluso nuestra niña se separa a los 10 min cuando ella ya lo ha sacado todo. Incluso a veces, cuando ha dormido mucho, le dejo unos minutillos más de premio. 😉

A partir de ese momento, la lactancia tuvo un sentido diferente para mi. Pasó de agobiarme a no molestarme y ahora a gustarme. Tanto que al evolucionar perfectamente la niña y decirme la pediatra que haríamos lactancia exclusiva hasta los 6 meses, no me importó tener que darle el pecho hasta los 6 meses; cuando tenía muy claro que no le daría más de 4 meses. Estoy tan encantada que ahora entre toma y toma me extraigo leche para tener un almacén de leche para cuando comience a trabajar.

Y las mamás, ¿qué experiencia tenéis con la LM o la LA?

Y las primerizas, ¿cómo os imagináis la lactancia?

Anuncios